Anoche se desarrolló la audiencia pública en el Concejo Deliberante de Nono, convocada para el tratamiento de las modificaciones aprobadas en primera lectura el martes, a la Ordenanza de ordenamiento territorial, zonificación, uso del suelo y edificación, aprobada a principios de este 2018. Los reclamos de los vecinos giraron en torno a la extensión del período de prueba de la ordenanza por 8 meses más, antes de que las modificaciones que aminoren la protección ambiental, deban pasar por audiencia pública vinculante; y el llamado apresurado a la audiencia del viernes, a menos de tres días de la primera lectura, por un lado.
Por otro, y yendo más a lo profundo, se cuestionó la decisión de Nono de aplicar el concepto de “concentración del potencial edilicio”, porque aumenta el factor de edificación posible en lotes pequeños afectados por esta concentración y, sobre todo, porque no quedó tan claro que este mecanismo de traslasión de la capacidad de uso de suelo a lotes menores a los permitidos esté explicitado acabadamente en la modificación de la norma.
Así, según lo modificado, en las zonas no urbanizables: al oeste del río, al este, por encima de los 950 mts. de altura, se podrían hacer fracciones mucho menores a las que dicta la ordenanza original en pos de concentrar las áreas de establecimiento humano en zonas marcadas en un mapa del INTA como ya intervenidas o de bajo impacto ambiental, y conservar el resto como espacios intangibles. El ejemplo que se dió es en una zona como Sierras de Pocho, donde se puede cortar un campo de 200 htas en 4 lotes de 50 htas., en vez de hacer eso e intervenir todo el campo, se permite que se hagan 4 lotes de hasta un mínimo de 3 htas. Dejando el resto del campo en máximo estado de conservación.
Entre los 950 y los 1100 mts., donde la restricción es a 5 htas, se permitirían lotes de hasta mínimos de media hta., y entre los 1100 mts. y hasta el filo de la sierras, donde la restricción estaba fijada en fraccionar hasta 50 htas., 3 htas., siguiendo esta lógica impuesta por los cambios propuestos en la norma.
Desde varios sectores del ambientalismo transerrano se acusa al intendente Ceballos de traicionar su propia norma ecológica, porque entienden que habilita a grandes jugadores del negocio inmobiliario ya asentados en el terreno,como por ejemplo el Grupo Edisur, la posibilidad de lotear fracciones más accesibles.
Otros reclaman que se especifique explícitamente en el texto de la modificación esta fórmula de traslación que dice, que si podía hacer 4 fracciones de 5 htas. en un campo de 200 htas. totales en, por ejemplo, el oeste del Río de Los Sauces; sólo puede hacer cuatro lotes mas pequeños, solamente 4, y únicamente en zonas marcadas en verde en el mapa del INTA. Que se agregue la definición de la concentración del potencial edilicio a la sección de definiciones y la fórmula de si eran 4 puede hacer 4 nada más explícitamente en la ordenanza , algo que no está escrito en la norma pero los funcionarios aseguran esta implícito.
Hubo mas de 30 personas en la audiencia publica, no sólo de Nono sino de varios pueblos del Valle, y participaron la Coordinadora Ambiental de Traslasierra, Traslasierra Despierta, el Foro Ambiental Traslasierra, cabañeros, loteadores y varios funcionarios municipales, entre ellos el intendente Mariano Ceballos.