El Concejo Deliberante de Villa Cura Brochero sesionó este miércoles 31 de octubre con la totalidad de sus miembros presentes. Del nutrido orden del día, consistente en 9 puntos, sólo se trató y aprobó la ratificación por ordenanza del recupero del fondo 3 de desarrollo urbano del Acuerdo Federal destinado a la construcción de cordones cuneta en el Barrio Cortadero por un monto de 1.700.000 $. El resto de los temas pasaron a comisión: Presupuesto y Tarifaria 2019, ampliación de la red de gas domiciliario en su primer tramo agregándole 1500 metros,y excención de los gravámenes correspondientes al uso del suelo y demás imposiciones vigentes para obras de infraestructura; donación de una fracción de terreno para calle pública facilitando un loteo y urbanización, creación del registro de pasteliteros, readecuación de las condiciones de pago de tributos de los taxis, y la ratificación del convenio entre la municipalidad el estado nacional y la provincia para el funcionamiento de ciertos aspectos del registro nacional de tránsito en la localidad.
Hay que destacar que se confirmó a través de este ingreso de la ordenanza de ampliación de la red de gas, que la misma se extenderá hacia el norte posibilitando la conexión en futuras etapas de la vecina localidad de San Lorenzo.
Al término de la sesión un vecino puso en duda la idoineidad de quienes llevan adelante los trabajos de cordón cuneta en la calle Rosas, por sobrepasar los niveles de las veredas de las propiedades a la vera de la calle con el rellenado de áridos elevando desproporcionadamente la misma, lo que llevaría a provocar inundaciones en los domicilios.
También se hizo presente en el Concejo el propietario del terreno donde se instaló la antena de movistar que funciona en la ilegalidad y es duramente cuestionada por los vecinos del Barrio Cementerio por producir trastornos en la salud y el ambiente. Mantuvo con los vecinos del barrio presentes en el recinto un áspero diálogo y ratificó que el contrato con movistar se extiende por 3 años más, que el alquiler que cobra es de 9.000 $, y que no considera lógico que se lo sindique como responsable de los trastornos que pudiera generar ese artefacto.
También dijo que no hay evidencias de que las antenas de movistar causen trastornos como los que enumeran los vecinos sufren, y que de haberse conversado con él en otros términos quizás hubiera considerado no renovar dos años atrás el contrato con la empresa multinacional de telefonía. Tambien negó mantener cualquier vinculación económica o política con las autoridades municipales.