El portal Valle Digital publicó que una vecina de Villa Cura Brochero concretó la idea de iniciar el trueque del Valle, como lo denominaron, para paliar las necesidades que está viviendo la población.

Andrea Vega, impulsora del trueque, contó que surgió por una necesidad personal ante el momento difícil que se está viviendo. “Lo planteamos con mi marido y la gente se enganchó muchísimo, algunos ya lo habían hecho, así surgió un lindo grupo donde no solo se piensa qué me llevo a casa, también se ve cómo ayudo al otro”, relató Vega.

El Trueque del Valle se realiza todos los sábados desde las 14.30 en el salón club Peñarol y cada feriante debe llevar su mesa, silla y carteles para ofrecer sus productos o servicios. Para inscribirse hay que comunicarse con Andrea a su teléfono (ver abajo).

La inscripción y el puesto no se pagan, y cada cual ofrece sus productos y servicios de manera directa o usando un billete interno llamado paisano de 5, 10, 20 y 50. “La equivalencia que le dimos al paisano de 5 es de 25 pesos, y de ahí vamos manejándonos con los precios. Hacemos trueque directo y en el caso de que no nos pongamos de acuerdo con el valor del intercambio utilizamos la moneda interna. Los billetes se obtienen cuando realizas tu inscripción, llenamos una planilla y se te hace entregan 300 paisanos. Al segundo sábado y si ves que te sirve, se te entregan 200 paisanos más”, explicó Vega.

También cuentan con un grupo de wasap y en el caso de que surja una necesidad de alguna persona, realizan trueques durante la semana por esa vía. Como la idea es que tenga continuidad, deben cumplir el 80% de asistencia por mes, avisar en caso de que se ausenten y avisar si cambian de producto o servicio ofrecido. Cada dos meses publicarán un boletín informativo que será manejado por los truequeros.

Sobre la cantidad de inscriptos, Vega contó que hay entre 40 y 45 truequeros activos y también están los que ofrecen servicios, como clases particulares de geografía de una profesora, que se dan con turnos programados fuera del salón.

Entre los productos que intercambian hay alimentos, artículos de limpieza, repostería, ropa, calzados, leña y servicios como masajes, tejidos, peluquería, depilación y enfermería. “Creo que está bastante completo y se siguen incorporando propuestas. Cuantos más seamos más nos vamos a ayudar, y si bien no hay límites sobre los rubros, la prioridad son los alimentos”.

Además, cada sábado sortean una canasta con productos y servicios, para lo cual cada  truequero dona un producto o servicio al iniciar la jornada y al finalizar se hace el sorteo entre todos los puestos.

Teléfono de Andrea Vega: 3544-620276

Informe: Sául García

Redacción: María Inés Aiuto