En el Concejo Deliberante de Mina Clavero se aprobó con los votos de la mayoría y la abstención de la oposición, la ordenanza de donación de cinco lotes en el ingreso al pueblo a la Provincia, para que allí se edifique la nueva sede de la Departamental policial.
Los lotes están ubicados en el espacio entre la oficina de turismo de la rotonda de ingreso del camino de las Altas Cumbres y la estación de GNC.
Ya con el dictamen de la asesoría letrada municipal ingresado al legislativo, cuya ausencia en la sesión previa motivó la falta de tratamiento del proyecto, los argumentos de la oposición para no acompañar a UPC giraron en torno a tres ejes.
Por un lado se enfatizó sobre la contaminación visual que causaría un edificio de dos plantas e importante extensión. Se recalcó que se emplazaría en una zona que, en los hechos, funciona como un espacio verde recreativo para el turismo que arriba a la localidad. El tercer argumento giró en torno a la peligrosidad de las armas y la pólvora que manipulan las fuerzas de seguridad en proximidad a la estación de combustible.

Un dato interesante de la exposición del concejal Luis Quiroga fue la consideración de que, por las características de impacto visual que surgirían, se debería llamar a constituír el Consejo Municipal del Ambiente para evalúar el proyecto, antes de tratarlo en el HCD.

Otro momento llamativo fue cuando a pedido del concejal Giordano, el Concejal Guerrero, quien efectúa su labor comercial en la estación de gas, relató que esa zona malfunciona como un camping improvisado cuando la capacidad de recepción de turistas se colapsa en la localidad, y no solamente en esas crisis; y agregó: “pero el ejecutivo la quiere ahí… así que…”.

La necesidad de mejorar las condiciones para el trabajo policial, y palabras como “sobre gustos no hay nada escrito… si a ustedes no les gusta ahí lo respetamos… pero” (lo que al final de la sesión motivó el reclamo de Giordano por considerarlo una falta de respeto y el consiguiente pedido de disculpas por parte del concejal Pereyra) y referencias a la modificación de la plaza central del pueblo en su momento, fueron los pasajes sobresalientes de la argumentación del bloque oficialista.

En la sesión también se dió ingreso a un proyecto para restringir la venta de anteojos de sol y óptica a los comercios específicamente autorizados para ello; se hizo referencia a la película Traslasierra y la necesidad de declararla producto de interés cultural por la difusión de la identidad y el paisaje transerrano; y se leyeron tres notas.

Dos del MOVEDEPO, una sugiriendo una modificación al reglamento interno y otra reclamando por la ejecución de un programa de limpieza de baldíos.

La otra nota fué presentada por la Asociación de Taxistas de Traslasierra, solicitando un aumento de tarifas en línea con el aumento del costo de vida, del 13,34 %, el cual llevaría la bajada de bandera a 31,74$ y la ficha a 2,61$. El último incremento aprobado en el HCD de Mina fué en diciembre de 2017.

Al inicio de la sesión ambos bloques se refirieron negativamente a la acción del portal web Valle Digital, por un título que presuntamente su director Aníbal Chirino, le adosó al informe del Movedepo sobre la sesión anterior: “Se discute más en redes sociales que en el recinto del HCD”. Los concejales señalaron con justicia que se acababan de leer 19 páginas de debate en el acta de la sesión anterior, lo cual desmentía el titular. El autor del informe del MOVEDEPO profesor Julio Salinardi aseguró que en los 11 años que llevaba cubriendo la acción parlamentaria jamás ha actuado faltando el respeto ni al cuerpo, ni a los ediles, y que hablaría con el sr. Chirino para negarle la posibilidad de seguir presentando el informe del MOVEDEPO como una producción periodística propia. También los concejales criticaron a los periodistas que se mofan del cuerpo llamándolo “consejo delirante”, como Luis Palmero. Fué llamativo el silencio de los periodistas Saúl García y Charly Diez Gomez, quienes desempeñan su labor en esos medios, duramente criticados por ambas bancadas.