El miércoles 16 en el deliberante Minaclaverense  trató sobre tablas y se aprobó por unanimidad la ratificación mediante ordenanza del convenio entre la Provincia y la Municipalidad del programa Boleto Educativo Gratuito.

Como segundo tema se trató y discutió en torno al proyecto de donación de 5 lotes en el ingraso al pueblo para la edificación de la nueva sede departamental de la policía. Finalmente el proyecto volvió a comisión luego de una extensa discusión en la que la oposición de JPC argumentaba que la nota con la firma del intendente Manzanelli asegurando que no existían impedimentos para la aceptación de esta donación, no era lo que habían acordado con la mayoría oficialista, esto es, un dictamen de la asesoría letrada municipal expresando lo mismo. Entre las fundamentaciones el concejal Giordano recordó que poco tiempo atrás, en una fallida ordenanza de donación para un establecimiento de nivel inicial en el Barrio Santa Ana, se había asegurado que no había ningún impedimento para que el cuerpo legislativo aceptase la cesión de terrenos y resultó que estos estaban ocupados o intrusados.

Después se discutió en forma extensa la ordenanza de “escapes” similar a la de Brochero, la cual fue finalmente aprobada por la mayoría oficialista y la negativa de la minoría.

Aquí se polemizó en torno a varias cuestiones: primero la argumentación de los radicales acerca de que la ordenanza era una ratificación de una ordenanza ya vigente, lo cual la convertía en innecesaria. Y que en todo caso el ejecutivo dispone de las facultades para reglamentar este aspecto de ruidos molestos producidos por caños de escape de motos modificados.

La única modificación que por la forma desprolija en que la presidenta del cuerpo condujo la votación se incorporó a esta ordenanza fue la ratificación de la adhesión de la misma a la ordenanza de faltas 442/92, y no sólo al artículo 8 de la misma.

También se discutió sobre si no iba a acarrear perjuicios al municipio la disposición de inutilizar los caños de escape ruidosos, dónde se iba a almacenar las motos incautadas, con qué vehículo se las iba a acarrear desde donde se las incautare…

Básicamente la norma propone que se controle el ruido de las motos, que aquellas que son ruidosas por caños de escape modificados se incauten , se obligue al propietario a reemplazar el caño de escape por uno adecuado (acá se discutio también porque la ordenanza dice “el original”) antes de poder retirar el motovehículo, y por supuesto, para hacerlo debe abonar unidades de multa (5 la primera, el doble si reincide) más los gastos administrativos y otros cargos.

Como dijimos, un desmanejo en la conducción de la sesión provocó que pese a haber incorporado alguna modificación sobre la redacción de la ordenanza ésta quedara sesgada cuando finalmente se dió por concluída la etapa de votación del proyecto.