Desde este martes 27 de febrero y hasta el jueves 1 de marzo se lleva a cabo la reunión de los obispos de la zona centro en la “Casa de Ejercicios Espirituales” de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, en Villa Cura Brochero.

El encuentro cuenta con la presencia del obispo local, monseñor Ricardo Araya. El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñañez, junto a los obispos auxiliares Pedro Torres y Ricardo Seirutti. El obispo de la diócesis de San Francisco, Sergio Buenanueva. El obispo de la Diócesis de Rio Cuarto, Adolfo Uriona, el obispo de la Diócesis de Villa María, Samuel Jofré y el obispo de la Prelatura de Dean Funes, Gustavo Zurbriggen.

Este martes por la noche los obispos de la región, junto a sacerdotes y diáconos, celebraron la eucaristía en el Santuario Nuestra Señora del Tránsito y San José Gabriel del Rosario Brochero. Monseñor Ñañez presidió la misa, y en su homilía, le pidió a los fieles a que: “aprovechemos la oportunidad que nos dá el Santo Cura Brochero para que la vida tenga otra perspectiva, más humana, más digna, más plena…vida de hijos de Dios, de discípulos verdaderos de Jesús. Esa gracia que Brochero ofrecía a sus feligreses, la iglesia nos la sigue ofreciendo en cuaresma especialmente”.

Y agregó: “ Pidamos al Santo Cura que ruegue por nosotros y que junto a la purisima nos ayuden a ser verdaderos discípulos del señor. A serlo no solo de nombre sino de corazón. Expresó el arzobispo.

Al final de la celebración, los obispos y todos los presentes caminaron hacia los restos del Santo Cura Brochero para rezar y venerarlos.

La convocatoria de los obispos continuará durante este miércoles con diferentes actividades programadas. Los prelados se reunirán con los encargados de Cáritas de cada diócesis, así como otros agentes pastorales.