Desde el Champaquí y las Sierras Grandes

La Reserva Hídrica Provincial Pampa de Achala es la fábrica de agua de la Provincia, de allí nacen los ríos y arroyos de los que nos servimos para satisfacer nuestras necesidades. Tiene una superficie de 146.000 hectáreas, se extiende desde la ruta 28 en Taninga – al norte- hasta el camino de los Quinteros en Calamuchita – al sur – y la cota de los 1900 metros sobre el nivel del mar.

Para toda esa extensión cuenta con sólo 2 guardaparques provinciales y 8 auxiliares que registran a los visitantes; insuficiente personal para proteger un área que, además de su tamaño y orografía, enfrenta múltiples amenazas externas.
Los incendios, los cazadores, la basura abandonada por los visitantes, y el impacto generado por motos y 4×4 son sólo algunos de los peligros que acechan a ésta importantísma Reserva. También las carreras pedestres que se realizan sin las debidas autorizaciones de la Secretaría de Ambiente provincial; y que para marcar el recorrido usan pintura que queda durante años en el lugar; o cintas que no son retiradas luego del evento.

El cambio climático global afecta la cantidad de agua que recibe la Reserva (ya no se registran las nevadas que antaño sucedían en invierno, ni las lluvias abundantes de primavera); los años de mal uso del fuego y de sobrecarga ganadera impactan en su capacidad de captación y retención de la misma. Todo esto hace que las épocas de sequía se sientan más, fundamentalmente en las zonas bajas, el valle.

Gracias a la creación de la Reserva, y al esfuerzo y compromiso de las personas que allí trabajan, ha aumentado la población de la flora y fauna. Aunque también han aumentado las especies exóticas, crataeus y jabalí por ejemplo. Por ésto es de suma importancia que comprendamos que las semillas de las especies invasoras son trasladadas por las aves que de ellas se alimentan, ocasionando desequilibrios en los ecosistemas nativos.

Escuchá la entrevista completa que hicimos con Walter en El Mirador Local de Radio Tinku 107.9